close
Uncategorized

En TOC Américas 2019 analizan implementación de IMO 2020

IMO es una regulación aprobada por la Organización Marítima Internacional que obliga a los barcos a funcionar con combustible cuyo contenido en azufre no exceda del 0.5% en peso. El objetivo es reducir drásticamente las emisiones de óxido de azufre, que provocan la contaminación ambiental y la destrucción de la capa de ozono. Genera incertidumbre en el Caribe y prevee alzas en transporte marítimo según la Caribbean Shipping Association. El Caribe afronta hoy un gran reto que no es solo ocasionado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, sino de cómo orientar efectivamente la economía de estos países que dependen casi exclusivamente de la actividad marítima.

 

En  el  TOC América 2019 se analizó lo que representará para la industria marítima y de cruceros la implementación de IMO 2020 a partir del próximo mes de enero,  por el cual se espera un aumento de 15.000 millones de dólares en los costos anuales de la industria.

 A pesar de que es una buena noticia para el planeta, dado que se trata de una regulación aprobada por la Organización Marítima Internacional que obliga a los barcos a funcionar con combustibles cuyo contenido en azufre no exceda el 0.5 por ciento, ha generado incertidumbre en los países del Caribe y la industria marítima comercial, porque obligaría a trasladar al cliente los costos que conlleva la implementación de la medida.

 El plazo para las navieras se agota, especialmente para adaptar sus flotas. Se espera que con la implementación, los fletes de transporte marítimo aumenten y se apliquen diferentes recargos para sufragar los cambios que toca realizar.

 Para Juan Carlos Croston; presidente de la Caribbean Shipping Association; el reto no es solo ajustar tarifas competitivas para importadores y exportadores, sino para la industria de cruceros.

 Para Croston, quien intervino en el panel “La Perspectiva del Transporte Marítimo de 2019”, el Caribe afronta hoy un gran reto que no es solo ocasionado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, sino orientar efectivamente la economía de estos países que dependen casi exclusivamente de la actividad marítima debido a la total ausencia, por sus mismas características geográfica, de carreteras para unirse con otros países y poder mercadear productos y servicios como hacen los continentales.

 Recordó además el Presidente de la CSA, que estas islas sufren de un alto endeudamiento; lo cual limita la capacidad de inversión que podría llevar a perder grandes oportunidades en materia de llegada de cruceros mucho más grandes y con más pasajeros que irriguen su economía.

 Entre otros panelistas, Lars Ostergaard Nielsen, CEO para América Latina y el Caribe de Maersk, reveló algunos aspectos de los esfuerzos e investigaciones que desarrolla esta prestigiosa compañía del sector marítimo para adaptar su flota a los requerimientos de IMO y que acarrearían costos que podrían ser trasladados al costo de las tarifas.

 “La regulación genera beneficios al planeta. Las emisiones de azufre en la industria deben bajar en un 80 por cuento, por eso es una regulación importante.  Debemos asegurarnos de cumplir la ley, pero no podemos asumir los costos nosotros solos, cada parte de la industria debe asumir su costo. En la primera parte utilizaremos combustible con 0.5 por ciento de azufre y rápidamente pasaremos a combustibles con solo 0.1 por ciento de azufre.”Aseguró Lars Ostergaard Nielsen, CEO para América Latina y el Caribe de Maersk.

 

 

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons