close
Uncategorized

Conversatorio Que suene la tecnología

En el auditorio La Caja de San Lázaro Distrito Arte se realizó la tarde del viernes un interesante conversatorio titulado Que suene la tecnología, en el Marco de Hay Festival.

Los invitados fueron Henry Char, Jefferson Ortíz, Boris García y José Vicente Figueroa. La moderadora, Niurka Ricnack.

La idea era indagar cómo comenzaron, sus procesos creativos, su desarrollo y el uso de la tecnología en ellos.

Henry Char, ingeniero, empresario y músico, dijo que comenzó escuchando música en casa de sus padres donde tocaban piano y otros instrumentos. Se hizo ingeniero y ahora, en su estudio de grabación, captura sonidos e ideas para realizar su trabajo. Referenció cómo en el siglo XIX Thomas Alva Edison hizo la primera grabación de audio de la historia. “De ahí comenzó toda la tecnología que hoy conocemos”, dijo. También, que en un principio utilizó un sintetizador de ocho canales para mezclar y producir música y que ahora se apoya en los software especializados. Presentó su última canción acompañada de su respectivo vídeo.

Jeferson Ortíz, bogotano, inició a los 4 años a interesarse por la música, hoy es director  de la Orquesta  Filarmónica de Comfenalco. Su proceso es académico. Dijo que usa varios programas para trabajar sus proceso creativo. “Nos sentamos a divagar, tomamos apuntes y ahí comenzamos a complicarnos. Usamos partituras explicó como se usan las bandas sonoras. Presentó una de sus creaciones.

Boris García, músico, compositor y productor artístico, comenzó a cantar desde muy temprano influenciado por sus padres y su abuela materna, quien se aprendía las canciones que veía en cine y luego las cantaba a Antolín Lenes, un gran músico de Ciénaga de Oro, para que las arreglara
Boris hizo un recorrido por el territorio sentimental de su abuela Mireya para explicar cómo entiende la tecnología y su uso en la creación musical. “Por encima de la tecnología debe estar siempre el sentimiento, lo humano”, dijo. Como producto artístico presentó su video La fiesta de Hugo, homenaje al sonero cartagenero Hugo Alandete, grabado en La Boquilla.

José Vicente Figueroa, un muchacho de 22 años, dijo que se metió en la música queriendo saber cómo sonaba un piano. Su madre se lo dibujó para que imaginara el sonido, después hizo música y la sigue haciendola en su celular.
Crea música pero no canta. Primero lo hacía utilizando una mano sobre el celular, luego conectó el celular al piano lo que le permitió utilizar las dos manos. De los cuatro invitados es el que está más tiempo conectado a los aparatos tecnológicos. 

Show Buttons
Hide Buttons