close
Opinión

“Haré de Cartagena una ciudad integral”

Fernando Araujo asegura que el turismo, la cultura y el deporte son fundamental para encauzar el desarrollo de la capital de Bolívar.

Por Eduardo García Martínez

En la sede de su campaña en el barrio Bocagrande indiasdigitaltravel.com entrevistó al candidato a la Alcaldía de Cartagena Fernando Araujo Perdomo sobre temas específicos: turismo, cultura y deporte. Viste ropa informal y no tiene sobre su cabeza el casco amarillo que lo caracteriza en su actividad proselitista. Son las 11 de la mañana y entre sorbo y sorbo de un tinto, se desarrolla la entrevista.
De entrada demuestra que conoce los temas planteados y habla de ellos con soltura.  De hecho, su familia ha estado en la actividad turística desde hace muchos años, especialmente en la hotelería y la diversión. El deporte lo práctica desde chico por gusto y para mantenerse en forma.

¿De ser alcalde cómo encaminaría la ciudad en materia turística?

“Debemos entender el turismo como una actividad esencial para la ciudad. Debe ser una concepción integral, holística. El turismo hoy día tiene como base principal la sostenibilidad. Para poder ofrecer un buen destino turístico se requiere intervenir todos los frentes de la ciudad. Que el turismo sirva a todos, a la ciudad en general y no a un solo sector. Hay un segundo concepto que debemos trabajar y es el de la competitividad. La gente viaja por diversos intereses y tiene todas las opciones para escoger. Ser competitivo no solo significa tener buenos precios sino ofrecer servicios adecuados a todos los niveles, tener la ciudadanía capacitada y enfocada en el turista y la atención al turista.

Un tercer concepto es que el desarrollo del turismo debe ser el fruto de una alianza entre el sector público y el sector privado. Aquí ha tenido la batuta el sector privado pero si el sector público tuviera una participación más activa lograríamos  muchos más beneficio para los cartageneros. 

El turismo, además, es el sector de la economía que más fácil puede generar empleo para la gente de Cartagena. Y eso si es fundamental, lograr que más cartageneros tengan empleo. Ese es un tema esencial, la gente se queja en todos los sectores porque tiene muchas necesidades, que no tiene empleo, que incluso no tiene plata para comer”.

Cartagena ha venido construyendo su reputación como destino turístico desde hace años y ahora los visitantes son permanentes. Parece haber una sola temporada. Hay lunares, sin embargo. Abusos con los precios, informalidad, falta de profesionalismo en algunos servicios,  entre ellos. Se afirma que falta autoridad en el sector. Por eso pregunto al ingeniero Araujo.

¿Necesita Cartagena una Secretaría de Turismo?

“En algunos sectores se propone un organismo especializado en turismo. A nivel nacional, por ejemplo, el Ministerio de Turismo y en lo local que se evolucione la Corporación de Turismo que es una entidad mixta.   Uno podría entrar en una discusión en esa materia pero en mi primera aproximación a una respuesta planteo la creación de la Secretaría de Desarrollo Económico como lo he venido proponiendo en mi campaña. Una secretaría que tenga una visión mucho más general, que no solo sea el turismo. Que tenga que ver con el desarrollo, la generación de empleo, con la cuestión logística y portuaria, el sector empresarial y otros sectores que desde el punto de vista de la competitividad son fundamentales para la ciudad. De momento pensaría que la organización administrativa para esto sería a través de la Secretaría de Desarrollo Económico y que la Corporación de Turismo de Cartagena quedara cobijada por esta entidad trabajando en llave con el sector privado en desarrollo de todas estas políticas.

El turismo obliga a pensar en una política para el sector, que garantice una sola temporada de 365 días al año porque los cartageneros deben tener fuentes de trabajo todo el año. Hacer énfasis en que el turismo tiene que ser uno de los ejes estratégicos del desarrollo de la ciudad. Sobre esa base trabajaremos el Plan Maestro de Turismo, que es un Plan Sectorial  que hay que profundizar y que debe tener unas líneas específicas. Debemos trabajar a fondo los temas de promoción y de mercadeo de Cartagena en conjunto con el sector privado.

Es necesaria la organización de las playas, que con el proyecto de protección costera se facilita grandemente.  Ganaremos con ese proyecto 80 metros lineales de playa a lo largo de siete kilómetros, desde el Tunel de Crespo hasta el espolón Iribarren y entonces podremos poner en marcha las playas temáticas, especializadas  para deportes, comida, descanso, música. Así podemos vincular a toda la gente que hoy trabaja y vive de las playas, capacitándola en el trato al turista y mejorandolas en sus oficios. También es básico y esencial el uso del inglés. Tenemos que convertir a Cartagena en una ciudad bilingüe”.

Posa la vista sobre el celular. Tiene varias llamadas perdidas, que él mismo ha rechazado para no perder el hilo de la entrevista. Ya no queda tinto en los pocillos. Seguimos.

¿Por qué Cartagena no ha podido desarrollar Tierrabomba y Barú, dos de sus territorios más preciados?

“No solo Tierrabomba y Barú. Todos los corregimientos están llamados a ser corredores turísticos. Pensemos en La Boquilla, por ejemplo, que tiene que convertirse en un destino turístico que garantice muy buenos ingresos a los boquilleros. Hay que trabajar con ellos, organizarlos, organizar sus restaurantes, embellecer la población.

La mayor riqueza de La boquilla son los boquilleros. En Tierrabomba ya hay hoteles. Ahí en Punta Arena, al lado del propio poblado Tierrabomba hay hoteles. Entonces hay que incentivar esa hotelería con la misma población nativa. Pero ir a Bocachica da dolor, calles de tierra, llenas de barro, sin alcantarillado. Hay que convertir esos corregimientos en destinos turísticos, mejorarlos para sus comunidades y para el turista porque hay mucha gente que le gusta lo básico, la naturaleza, el avistamiento de aves,  nada de aire acondicionado. Por eso hay que impulsar a nuestros corregimientos y poblaciones cercanas, a Ararca, Santa Ana, Barú, Tierrabaja, Arroyo de Piedra, Punta Canoa, Galerazamba. 

Ahora, esas 2.000 hectáreas que están en Tierrabomba y las 6.000 de Barú hay que integrarlos al desarrollo de Cartagena y la administración distrital está en la obligación de atraer capitales y trabajar con la empresa privada para dotar los territorios de infraestructura. Barú y Tierrabomba son especiales para el establecimiento de marinas para veleros, el potencial es enorme. Y se puede trabajar el canal del Dique y su sistema de ciénagas con el turismo de naturaleza. Aquí podemos hacer maravillas con el turismo, diversificándose, no quedarnos con turismo de sol y playa, no contentarnos con ofrecer el Centro Histórico sino también otras y nuevas alternativas, fincas, los Montes de María, el paraje de los monos en Santa Catalina”.

Se entusiasma el hombre. Está en un campo que conoce y disfruta. Aprovecho y le suelto otra interesante.

¿Como enfrentar la competencia de otros destinos del Gran Caribe?

“Yo quiero hacer desde la Alcaldía un trabajo encaminado a convertir a Cartagena la capital del Caribe. Para eso es necesario concitar todas las voluntades. Consolidar lo que tenemos y esforzarnos por ser cada día mejores. Tenemos eventos muy importantes, el Festival de Cine, Hay Festival, Festival de Música clásica, pero hay que tener de nuevo aquí el Festival de Música del Caribe y buscar otros festivales para que la ciudad se esté moviendo con esas atracciones y el turismo siga llegando, produciendo empleo, produciendo riqueza, beneficiando a todos los cartageneros. Por otra parte, la ciudad debe contar con una cadena de museos. 

Tenemos muchos si los vemos como tales, las murallas, el castillo de San Felipe, los fuertes. Además contamos con la Casa Museo Rafael Nuñez,  el Museo Histórico, el Museo de  Arte Moderno, que enfrenta muchos problemas a pesar de los esfuerzos de su directora y otras personas que han estado vinculadas a este centro de arte y cultura.  Estamos en mora de crear el Museo Grau, el Museo Obregón y la obligación de reforzar el Museo Naval.

Enfrentamos el reto de crear el Museo del galeón San José cuando se rescate el naufragio y de construir una gran plaza de artesanías. La cultura es de suma importancia para Cartagena como ciudad integral. Soy un convencido de que tenemos todo para ser los primeros en el Gran Caribe y la obligación de trabajar de manera mancomunada para lograr que Cartagena sea la ciudad que concite el mayor interés entre los turistas del mundo. Y debemos mirar a los otros destinos turísticos del Caribe no como competencia sino como complementarios. Debemos pensar en el multidestino. Turistas que vean en México y Centroamérica la cultura prehispánica pero que en Cartagena pueden hacer lo mismo con la monumentalidad y la cultura hispánica. Esa posibilidad del multidestino puede ser viable también con Puerto Rico, República Dominicana y otros países del Caribe. Eso es muy atractivo para los europeos y los chinos que están viajando en grandes cantidades. Porque son muchos.

Desde sus tiempos en el colegio a Fernando Araujo le ha gustado el deporte. Práctica varios y procura estar siempre físicamente en forma porque contribuye a que mental y emocionalmente también lo esté.

¿Cómo encaja el deporte en la visión holística que tiene Araujo de
Cartagena?

“Cartagena encaja muy bien en ser la capital de Caribe, incluso en el deporte. Aquí debemos traer muchos eventos deportivos porque ellos movilizan muchas personas. El Iron Man trajo centenares de atletas y acompañantes, en cinco días unas cinco mil personas. Si además hacemos campeonatos de fútbol, de boxeo. De patinaje. tenemos la ocasión de traer gente y promover nuestros atletas.

El deporte cumple varias funciones lo primero es el desarrollo de la personalidad del deportista que gana en valores. en perseverancia, en sacrificio. en esfuerzo. En segundo lugar, el deporte aleja a los muchachos de actividades que lo perjudican, del licor, de las drogas, de lo indebido. Hay un tercer aspecto que tiene que ver con la diversión, la socialización, el encuentro del deportista con otras personas que le pueden agregar valor a sus actividades. Y hay un cuarto aspecto que para mí es muy valioso y es la posibilidad de ascender al deporte profesional de alta competencia, en donde se puede brillar como lo están haciendo nuestros beisbolistas, nuestros nuestros futbolistas.

Nuestros jóvenes deportistas en el exterior han superado muchas dificultades para llegar al sitial que ocupan pero no solo están dando ejemplo sino transformando sus vidas y las de sus familias. Uno ve en los barrios toda una pléyade de muchachos esforzándose porque quieren ser como los que ahora se están llenando de gloria. Todo eso lo tenemos que incentivar, apoyar, promover, recordando siempre a nuestras glorias pasadas del deporte, dándolas a conocer a las actuales generaciones. Hacerles los reconocimientos que merecen.

Mi propuesta es hacer del deporte una actividad seria, de recreación, de fortalecimiento social pero al mismo tiempo que le represente a los cartageneros ingresos económicos.

Es un compromiso de mi gobierno construir canchas deportivas múltiples y parques en todos los barrios de la ciudad donde no los haya  y mejorar los existentes. También hay que dotar a los colegios de escenarios deportivos y multiplicar los campeonatos intercolegiados e interbarrios. Así construimos sociedad”
Terminamos. Ahora sí, coge su casco amarillo y se lo pone, debe ir a un barrio extramuros donde tiene cita con la comunidad.

 

 

Show Buttons
Hide Buttons