close
Opinión

El caso Adelina y la estudiante de periodismo en Cartagena de Indias

Por Eduardo García Martínez

Con cada vez con mayor y preocupante frecuencia se vienen sucediendo casos de intimidaciones, presiones o agresiones a periodistas por parte de personas que no aceptan que se les pregunte o mencione por temas espinosos a los que de alguna manera están vinculadas.

El último caso en el nivel local se habría dado en casa de la candidata a la Alcaldía de Cartagena de Indias Adelina Covo, localizada en el tradicional barrio de San Diego, donde la dirigente política dio una entrevista a la estudiante de Comunicación Social Blanca Urango. De acuerdo con la versión de la novel periodista, Covo se alteró porque le preguntó por su pasado político cuando militó en partidos diferentes al que la tiene hoy de candidata al primer cargo del distrito. Entonces, dice Urango, la entrevistada ordenó a empleados suyos revisar lo grabado y borrarlo, reteniendola de paso contra su voluntad.

Urango puso el caso en conocimiento de la Fundación para la Libertad de Prensa -FLIP- y la Fiscalía General de la Nación, para que sea investigado. Por su parte la candidata dio su versión a través de un comunicado de prensa, negando los hechos planteados por la periodista y de paso asegurando que detrás del caso estaría otro aspirante a la alcaldía, el señor Armando Córdoba, quién hasta el momento no se ha pronunciado.

Es bueno recordar que los periodistas deben llevar información de interés público a sus audiencias de manera oportuna, y que preguntar, indagar, investigar, contrastar, hace parte de su oficio. 

No pueden ser de buen recibo entonces y deben rechazarse como agresiones a la libertad de prensa, aquellos procedimientos intimidatorios que buscan coartar el derecho de los periodistas a informar y a la ciudadanía a recibir información…(Foto cortesía: El Universal)

 

Tags : Cartagena de Indias
Show Buttons
Hide Buttons