close
Opinión

EL BENNY

Foto cortesía Canal Cartagena.

Por Eduardo García Martinez

Hace dos años lo visité en su casa de Torices porque quería testimoniarle mi afecto por lo mucho que le brindó al deporte del boxeo. Como siempre, a su lado estaba Zunilda, su esposa de toda la vida, su cómplice y polo a tierra. Ya no era el “venao” aquel que pasaba los golpes de sus rivales con una solvencia estilística tan impresionante, que le valió fama sobre los cuadriláteros aún antes de que Mohammed Alí flotara como mariposa y picara como abeja, y se convirtiera en el más grande pugilista de todos los tiempos. Ahora era un apacible y risueño señor de 85 años dispuesto a contarnos la historia de sus mejores momentos sobre el ensogado, y a reiterar que, aunque no llegó a campeón mundial, continuaba orgulloso de abrir la puerta para que otros púgiles colombianos alcanzaran la gloria a través de sus puños, siguiendo su ejemplo de pundonor y sacrificio.

Charlar con Bernardo Caraballo es entrar en el extraordinario mundo de los boxeadores cartageneros que a la par de su oficio de embolar zapatos buscaban un destino diferente a punta de puñetazos, sudor, cansancio, aplausos. Algunos lo lograron, otros se fueron por caminos más tortuosos y naufragaron para siempre. El Benny nació en Bocachica, era peleonero y tiraba golpes como loco pero lo mejor era que los sabía esquivar y eso lo llevó al boxeo. A mediados del siglo XX llegó a Chambacú, donde conoció a Zunilda y comenzó a tejer su gloria.

Su combate más comentado fue contra Masahico “Fihgting” Harada, en Tokio, por el campeonato mundial. Perdió pero todos concuerdan en que ganó y le robaron el pleito. En cambio, le ganó al tailandés Chartchai Chionoi en su tierra y sin estar en juego el título orbital, pero al final no podia bajar los brazos, los tenía entumecidos por los golpes. Zunilda estaba en tercera fila viendo la pelea y sufrió tanto como el Benny. “Ese tipo era un tigre pero Bernardo fue mejor”, nos dijo entre risas recordando la pelea. El mentor del oriental ofreció 10 mil dólares por la revancha -una fortuna entonces- pero Caraballo le dijo a su entrenador, Socrates Cruz, que ni lo pensara.

Caraballo fue el primer boxeador colombiano rankeado y el primero en disputar un título mundial, ante Eder Jofre, con quien perdió. Dicen que por su desordenada vida de entonces. Él dice que son cosas del pasado. El Benny ha estado algo mal de salud últimamente, pero aquella vez nos dijo que su batalla por la vida llegará a los 100 años.

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons