close
Opinión

Cruzada contra COVID-19 en Cartagena de Indias

Por: Eduardo Garcia Martínez

Un grupo de médicos cartageneros -Juan Luis Conrado, Álvaro Cárcamo, Walter Gómez y Martín Haydar-, viene luchando contra la COVID-19 con un tratamiento no convencional con resultados asombrosos.

Egresados de la Universidad de Cartagena de Indias y con estudios en diversas especialidades, han tratado a más de 2.500 pacientes con síntomas de COVID-19 -algunos también asintomaticos- aplicando su  tratamiento combinado de medicamentos farmacológicos y medicina alternativa. Solo 30 han sido hospitalizados y siete fallecieron.

Esta cruzada en favor de la vida es gratuita y virtual. Comenzó el 19 de abril cuando el médico cartagenero Augusto Pareja, quien trabaja en un hospital de Estados Unidos, mostró a sus colegas los beneficios del uso de anticoagulantes, antiinflamatorios y antibióticos en casos de pacientes con sintomatología de COVID-19. A la primera paciente, una enfermera, el doctor Conrado le formuló ibuprofeno, azitromicina y aspirina y a los tres días la mejoría era evidente. Había un camino para enfrentar la pandemia y por ahí siguieron.

En mayo agregaron Ivermectina y productos de la naturaleza e iniciaron labor pedagogica con médicos de EPS e IPS de Cartagena y Barranquilla en pleno auge de la pandemia. Recomendaron no tratar la enfermedad como virosis convencional. El tratamiento, popularizado, tendría incidencia en cifras de contagio a la baja en meses siguientes.

Este grupo médico no cuenta con aval de la academia para impulsar su tratamiento por no ser convencional y a pesar de ser sus integrantes egresados de una facultad de medicina y tener especializaciones. Varios  vídeos en los que narran sus logros fueron borrados de la red YouTube por “infringir  condiciones” de ese sitio web.  Pero lo cierto es que para COVID-19 nadie, ni aún el más connotado cuerpo médico y científico global, estaba preparado.

En esta pandemia todo ha pasando por el cedazo de la experimentación y mientras llegan las vacunas, todos los esfuerzos médicos para contrarrestar la enfermedad deberían ser avalados. Los nuestros, además de lo farmacológico, recomiendan lo alternativo: batido de cebolla, ajo, miel, agua y limón=Interferon; gárgaras de agua tibia con bicarbonato e inhalaciones de eucalipto.

Esta semana el expresidente Uribe aseguró que probó bebida de matarratón combinada con Ivermectina, en cárceles del país se les dio moringa con panela a los internos y en el Occidente del país un medico dio interferón a personas con síntomas de COVID-19 lo que significa que lo alternativo natural ha jugado papel destacado en esta pandemia.

Medio año después de iniciada la lucha contra la pandemia que desnudó toda la  precariedad del sistema sanitario del país,  estos dedicados galenos creen que Colombia debe volver a la medicina preventiva arrasada por la Ley 100, para que el médico esté al lado del enfermo, conozca de cerca sus padecimientos y pueda prestarle atención humanitaria. Preocupados ahora por un posible rebrote, siguen recomendando tapabocas, distanciamiento social, lavado las manos, y freno a la automedicación. 

 

 

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons