ASOPROCOA PIDE CACAO

por | Mar 25, 2022 | Opinión

Comparte!

Eduardo García Martínez

Decir que las comunidades de los Montes de María sufrieron lo indecible con el conflicto armado que se tomó por asalto su territorio generando desplazamiento, terror, crímenes selectivos, masacres, despojo de tierras, rompimiento del tejido social y el aparato productivo, es llover sobre mojado. La región Caribe y el país lo saben, los medios lo han divulgado, se han escrito ensayos, libros, tesis de grado, montado obras de teatro, grabado programas de televisión y cortometrajes, en fin, casi todo está dicho, pero no hay verdadero resarcimiento que compense en parte lo soportado.

La violencia, ahora bajo otras formas, sigue manifestándose, el Estado promete, cumple a medias o no cumple, la gente teme regresar a los campos por temor a nuevas arremetidas de quiénes están detrás del despojo y los negocios sucios, las víctimas buscan maneras de afincarse otra vez en el territorio, pero no encuentran el soporte gubernamental necesario para sacar adelante sus emprendimientos.

Es el caso de la Asociación de Productores, Procesadores y Comercializadores de Productos Agropecuarios de San Jacinto -Asoprocoa- que agrupa a más de 20 familias víctimas del conflicto armado e impacta a otros cien grupos familiares. Hace varios años esta organización comenzó a transformar el cacao que cultiva de manera amigable con el medio ambiente, y hoy ofrece nueve productos, pero se enfrenta a un problema insoluble que le impide comercializarlos en almacenes de cadena o exportarlos: el registro INVIMA.

La Cámara de Comercio de Cartagena (CCC) les donó una tostadora y un molino que mejoraron la calidad y el flujo de producción, pero han tocado las puertas del gobierno en busca de otros apoyos y los frustra la burocracia y el desinterés. La Agencia de Desarrollo Rutal (ADR) prometió y luego se esfumó. “Nos pintan pajaritos en el aire, pero todo queda en puras promesas. Necesitamos ayuda financiero para obtener los registros INVIMA porque nuestros productos son muy buenos”, dicen voceros de Asoprocoa.

Cada registro sanitario INVIMA vale entre cuatro y cinco millones de pesos que para el gobierno es nada, pero para el campesino una fortuna. Conozco los productos de Asoprocoa y puedo dar fe de su calidad porque he disfrutado de ellos en La Fiesta del Pensamiento que poetas, escritores, filósofos, docentes, músicos, periodistas realizan en San Jacinto. En verdad, no apoyar estos emprendimientos de víctimas del conflicto armado en un territorio como Montes de María contradice las cacareadas políticas oficiales de soporte al sector campesino. Los líderes de Asoprocoa han pedido al gobierno de Bolívar que los escuche y apoye en sus demandas, para lograr una convergencia ganadora

Publicaciones relacionadas

ENCUENTRO DE CASA LOMA

ENCUENTRO DE CASA LOMA

Por Eduardo García Martínez ¿Qué espera el Caribe colombiano del próximo presidente y su gobierno? ¿Tiene la región un documento actualizado que recoja sus aspiraciones? ¿Cuánto de lo planteado como necesidades apremiantes en los encuentros Compromiso Caribe de...

leer más
Cannabis y Sábila

Cannabis y Sábila

Por Eduardo García Martínez En Montes de María floreció el tabaco por décadas llegando a ser la hoja el principal producto de exportación de Colombia a Europa y Estados Unidos. Miles de campesinos lo cultivaban y otros miles lo procesaban (mujeres en su mayoría) en...

leer más
Show Buttons
Hide Buttons