close
Cultura

Boris García rinde tributo a Hugo “Sabor” Alandete

Por Eduardo García Martínez

Hugo Alandete fue un músico excepcional. En él confluían el talento para componer, la magia para cantar y el embrujo para atrapar a quienes escuchaban sus canciones llenas de alegría y pinceladas repletas de imágenes evocadoras.

Nunca quiso irse de Cartagena, aquí sembró su ombligo para siempre pero su arte se extendió por numerosos senderos y se volvió canción en boca de mucha gente.

No necesitaba ensayos al momento de grabar, siempre estaba dispuesto porque la vida lo dotó de un talento especial que lo volvió sonero de los buenos. Autentico como ninguno. Era un ser de la calle, de la noche, de la madrugada, disfrutaba y amaba la bohemia y nadie le era indiferente. A todos quería por igual y se dejaba querer sin remilgos.

Cantaba igual para pequeños grupos en el restaurante P’acos, como en escenarios más amplios:  la plaza de Toros o el Circoteatro de Cartagena, como también en el Madison Squade Garden de Nueva York, que logró llenar hasta las banderas en concierto de locura.

Hugo estará en el corazón de quienes lo conocimos para siempre y las nuevas y venideras generaciones deben conocer tambien su arte musical que genera pertenencia y orgullo por la tierra.  De ahí que el tributo que le rinde Boris García en el quinto aniversario de su partido a la eternidad,  constituye un valioso aporte a la permanencia del “Sabor” Alandete en la ciudad que amó por encima de todas las cosas, y que se extenderá a otras latitudes.

Es una hermosa y muy bien lograda versión de Mi tierra, uno de los temas más emblemáticos del repertorio musical del Hugo, que incluye un estupendo video grabado en el amanecer de La Boquilla.

Boris y Hugo cimentaron una gran amistad en el afecto personal y construyeron muchos lazos comunicantes en el plano profesional de la música. En el escenario fueron cómplices del goce y disfrutaron del arte interpretativo que los ligó por años.

 

Show Buttons
Hide Buttons