close

Por Eduardo García Martínez

Poco a poco los cartageneros van entendiendo la necesidad de unificar esfuerzos para enfrentar de manera conjunta la presencia del coronavirus en la ciudad.

Ante las medidas tomadas por las autoridades administrativas y sanitarias para contener la propagación del virus que ya afecta a tres personas en la ciudad, hubo en principio incomprensión y hasta rechazo por sus implicaciones en la economía y el normal desenvolvimiento citadino pero con el paso de las horas se han racionalizado y acatado por parte de amplios sectores ciudadanos.

Sin embargo, en algunos barrios personas y grupos han hecho caso omiso de las recomendaciones y han seguido reuniéndose y realizando actividades sociales y festivas como si la situación que se enfrenta fuera una broma. Se ha conocido de discotecas llenas hasta la coronilla, torneos de tapitas con cervezas y champeta y reuniones familiares amplias y bulliciosas. Los motoraxistas bloquearon hoy la avenida Pedro de Heredia porque la alcaldía prohibió la circulación de motos con parrilleros, al considerar que se corre peligro de proliferación del virus con este tipo de transporte.

En el Centro Histórico se siguen viendo turistas recorriendo las calles en grupos que no guardan las distancias recomendadas entre sus miembros, por lo que se hace absolutamente indispensable que las autoridades controlen tal situación.

Si bien las autoridades están obligadas a intervenir en todos estos y seguramente muchos otros casos, la ciudadanía debe entender su responsabilidad en este difícil momento.

Por otro lado, el transporte público, incluido Transcaribe, se está prestando sin restricción alguna y las aglomeraciones son permanentes. Ahí se precisa de una pedagogía continua para que los usuarios entiendan la necesidad de acatar la norma en vigencia, obligatoria para toda la ciudadanía.

El problema económico

El coronavirus no solo afecta la salud sino la economía. A nivel global los muertos por la pandemia pasan de 5.000 y los afectados llegan a 160.000 de acuerdo con los últimos informes de las autoridades sanitarias mundiales.

En cuanto a la economía, la situación es igualmente crítica: no hay estabilidad, las bolsas caen y suben a diario, los precios del petróleo están por el suelo, las aerolíneas se mantienen casi paralizadas al igual que los cruceros, los restaurantes, los bares, las discotecas, los espectáculos públicos, las competencias deportivas, los comercios. Hasta las Iglesias han cerrado, los colegios y universidades mandaron a sus estudiantes a la casa y cada vez más familias se autoconfinan en sus hogares para evitar el contagio.

La industria del turismo a nivel global es una de las más afectadas por el brote viral y se cree que sus pérdidas serán astronómicas. Tal situación golpea de maner directa a Cartagena, el principal destino del país y donde miles de personas viven del turismo.

Precisamente los guías de turismo de la ciudad han expresado su intranqulidad por la situación que están enfrentando y pedido a los gobiernos distrital y nacional que se les tenga en cuenta porque están siendo afectados de manera directa.

El presidente de los guías, Victor Méndez, dijo que así como el presidente Duque anunció apoyos sustanciales para los grandes empresarios en esta emergencia, debe hacer lo propio con el sector de la guianza, directamente lesionada en sus bolsillos por la parálisis del turismo.

Pero no solo los guías están afectados porque hay muchos cartageneros que están viendo disminuidos sus ingresos económicos debido a la presencia del coronavirus y las medidas adoptadas para combatirlo. “Cómo vamos a llevar comida a casa si no tenemos trabajo y no sabemos hasta cuando durará esta emergencia” ha dicho Méndez, quien creó un chat especial para mantener informado a su gremio de lo que está pasando. Sobre este tema laboral y sicial no se ha dicho la última palabra.

 

Protocolos en marcha

Entre tanto, las autoridades sanitarias de Cartagena siguen adelante con su labor encaminada a controlar la propagación del virus, que llegó a la ciudad el 8 de marzo en el cuerpo de una turista británica de 85 años que viajaba en un crucero. Ella recibe desde entonces atención especializada en la clínica Medihelp, donde dos trabajadoras de salud resultaron afectadas por el virus debido a que atendieron a la paciente inglesa cuando se desconocía que era portadora del coronavirus.

El director del DADIS, Álvaro Fortich, dijo que todos los protocolos sanitarios están en marcha en Cartagena para enfrentar la emergencia que se vive en la ciudad por causa del virus que tuvo su aparición en la ciudad China de Wuhan, donde ya fue completamente controlado. No así en Europa, donde Italia y España son los países más afectados con centenares de muertos y miles de contagiados.

El funcionario ha estado al frente de los profesionales de la salud del Distrito haciendo frente a la emergencia y ha pedido a la ciudadanía local y los turistas que se encuentran en Cartagena, acatar las recomendaciones puestas en marcha por la administración del alcalde William Dau, el DADIS y la Capitanía de Puerto.

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons